Reapertura del Museo Folklórico "Gral. Manuel Belgrano"

El Museo Folklórico Provincial Gral. Manuel Belgrano, ubicado en 24 de Septiembre 565, reabrió sus puertas en el marco de la “Sexta noche de los Museos”. Estuvo presente Jorge Alurralde, Administrador del Ente de Infraestructura (organismo que aportó la mano de obra), junto con el vicepresidente del Ente Cultural  Sr. Salvador Díaz, la Directora de Patrimonio Cultural Arq. Mercedes Aguirre, el director del Museo Carlos Piñero, y otros funcionarios provinciales.

 

El cierre del museo se produjo a causa de la inclinación de la pared del frente. Ese muro es uno de los más antiguos de la ciudad, ya que se construyó alrededor de 1750 con ladrillos cocidos, todo un lujo para la época. Al enfermo se lo trató con mucho cuidado. Un sistema de tensores permitió enderezar la pared, y se la apuntaló con inyecciones de cemento y submuraciones.

La casona se puso de pie a partir del trabajo conjunto del Ente de Cultura y el Ente de Infraestructura Comunitaria. El arquitecto, Carlos Moreno, de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, brindó su asesoramiento.

Cumpliendo con las exigencias de la Ley de Patrimonio Provincial (7535), el Gobierno de la provincia, a través del Ente Cultural y el Ente de Infraestructura Comunitaria (EIC), emprendieron la Restauración y puesta en Valor del salón principal y zaguán de la casa, obra de gran relevancia patrimonial que incluyó, entre otras intervenciones no menores, la rectificación de la verticalidad del muro de fachada, a fin de evitar la instancia de demolición y la reconstrucción de un falso histórico.

Carlos Piñero, Director del museo, hizo referencia a las propuestas culturales  que se podrán  visitar “En el zaguán, patio principal y la sala Mercedes Sosa se expondrán infografía, paneles, información sintética sobre la historia de la casa, por qué fue declarada monumento histórico, la importancia de la inversión que se hace en ella y cuáles fueron los procesos de la obra. Tejas artesanales, tejuelas y una serie de clavos son algunos de los elementos originales que se presentarán en las vitrinas” expresó.

BREVE HISTORIA DE LA CASA

Las paredes de esta casa comenzaron a levantarse en la primera mitad del siglo XVIII. En el año 1733, el Presbítero y Maestre de Campo Don Felipe Martínez de Iriarte compra a su hermano Diego este solar, que contaba con una precaria construcción (galpón) sin cercado perimetral. Veintiséis años más tarde la refacciona, delimita y construye su casa habitación e instituye allí una Capellanía a favor de su sobrino Clérigo Don Ignacio Ruiz de la Vega (1759).

En 1793, luego de un período de abandono progresivo, su hermano Pedro se ocupa de administrar la propiedad hasta 1799, fecha en que pasa a ser administrada por José de Medeiros, hasta tanto su hijo Francisco Ignacio Medeiros de Iriarte fuera ordenado Clérigo de Menores.

Sin embargo, debido al avanzado estado de deterioro de las dependencias, el Obispado autoriza el traslado de la capellanía y la propiedad es vendida a Don Miguel Antonio de Alurralde, quién entre 1799 y 1804 recupera el viejo edificio, lo amplía y lo subdivide en dos mitades iguales (este-oeste). Al morir en 1804, Don Antonio deja la casa a dos de sus cuatro hijas: Tadea Alurralde recibe la parte oeste (actual Museo Folklórico) y su hermana Josefa la este (actual Bar El Molino). Cinco años más tarde, Tadea contrae matrimonio con Santiago Colombres Córdoba, habitando su mitad de la casa junto a su marido y sus hijas. Finalmente, Santiago compra la propiedad de Josefa (ya desocupada) y vuelve a unir ambas casas.

En el año 1857, Tadea recibe junto a sus dos hijas solteras al Presbítero José Eusebio Colombres, hermano de su esposo Santiago (ya fallecido), quién viaja desde Salta muy enfermo para recibir los cuidados de su familia en Tucumán. Su sobrina Restituta lo cuida hasta que deciden trasladarlo a su casa habitación de El Bajo, sitio donde fallece en 1859.

Entre mediados del siglo XIX y el año 1924, se producen una serie de ventas de porciones de la propiedad a distintos compradores: hermanos Gallo (década del ’60), Alberto Padilla (1907) y José Valero (1924); este último vende la propiedad al gobierno provincial para la ampliación de la Casa de Gobierno, sin embargo se redestina al Departamento de Policía, función que nunca cumpliría. Durante casi dos décadas la casa fue habitada por serenos y familias de ordenanzas de la casa de gobierno. A comienzos de la década del ’40, se instala el Museo Policial, que al cabo de unos meses es trasladado a una propiedad similar, ubicada en la vereda sur, en diagonal a la casa de Tadea.

 En 1943 la casa es acondicionada para albergar al Museo Folklórico Provincial, que abre sus puertas al público de la mano de su fundador Don Jijena Sánchez en el año 1945.

DESDE MAÑANA ABRE NORMALMENTE

Los visitantes podrán apreciar desde mañana ese muro con los ladrillos a la vista. Será uno de los atractivos de la sala principal del museo, en la que también se exhibirán los tensores empleados, una infografía con el detalle de la obra y vitrinas dotadas con cabreadas, clavos, tejas musleras (las que se hacían en los muslos de los esclavos) y tejuelas artesanales. En otra sala se proyectará el video que condensa el proceso de restauración, y también se podrá circular por el primer patio (donde sonará música de cámara) y por el sector "Mercedes Sosa".

Los horarios de visita serán de martes  a viernes de 9.00 a 13.00 hs. y de 16.00 a  20.00 hs,  y los sábados y domingos de 16.00 a 20.00 hs.

Más Fotos del museoclick aquí....